La flaca del baile triste

0
35

Por: Federico Nuñez Mañan

La bachata era su alegría y sin embargo el baile su tristeza, con su cintura de botella y sus piernas de varilla, así se metía la jeva en su guacherna. Cuando bailaba sus pies chillaban un montón y una silueta  de belleza se reflejaba en su cabeza. Los movimientos de su cuerpo de esqueleto y su cadencia al caminar me confundían por completo.

Sus manos de abanico japonés se movían tanto al derecho como al revés y le aseguro que en cierta ocasión me rodeaba una especie de abstracción y no sabía cómo ella simulaba su alegría.

Era una de aquellas chicas exigente con su paladar, el aroma de un delicado manjar, donde se combina el  animal con un vegetal, era el secreto de su apetito. En el modelaje de su baile su figura se lucia y en la pista se encendía el deseo de ser el primero que pueda tocar su anotomía.

En la psicología de mis recuerdos nunca me imaginé verla bailar con nadie, sin embargo eran muchos los que querían bailar con ella.

Mientras la tarde se perdía y encontrábamos la noche, nos expresamos en silencio y nunca nos imaginamos que nuestras miradas era el pago que recibía… así ocultaba la jeva su alegría.

Aunque parezca incierto esto sucedió en un solo dia.

DEJA UNA RESPUESTA

Porfavor entre su comentario
Porfavor entre su nombre aqui