Locutores con disfemia, tipos de disfemia y ejercicios para combatir la disfemia.

0
29

La disfemia es un trastorno que se caracteriza por la falta de fluidez en el habla. Existen diversos tipos de disfemia, o sea tartamudez, y realizando una serie de ejercicios es posible combatirla en alguna medida.

Qué es la disfemia

Son bloqueos que producen interrupciones en la articulación o pronunciación de palabras. La disfemia suele ir acompañada de tensión en cuello y rostro, y puede estar producida por niveles de ansiedad y estrés que desembocan en miedo escénico.


Tipos de disfemia

Existen diversos tipos de disfemia, dependiendo de las características del tartamudeo. Los tipos de disfemia más comunes son la clónica, tonoclónica o tónica.

  • Clónica: Este tipo de disfemia es cuando se produce una repetición de sílabas compulsivamente.
  • Tonoclónica: Esta disfemia se identifica cuando las disfemias clónica y tónica se combinan entre si en una misma persona.
  • Tónica: La disfemia tónica es la que produce interrupciones del habla. Sería un habla entrecortada.

Por supuesto que también están la disfemia neurogénicadisfemia psicógena y de desarrollo.

Ejercicios para la disfemia

Claro que la disfemia es un trastorno de muy difícil erradicación, pero ello no representa una barrera para intentar trabajar por medio de ejercicios que ayuden a suavizarla. La disfemia se padece y quien la sufre la portará toda su vida.

Se trata – más bien- de realizar algunos ejercicios que permitan la relajación musculo facial y que liberen tensión y cuello y el gesto.

El bostezo podría ser uno de estos ejercicios. También es posible aprovechar el beneficio de los masajes faciales y el ensayo de gestualidad relajada frente al espejo. Otra de las ventajas es realizar representaciones de textos leídos en voz alta para desarrollar la concentración y relajación verbal.

Combatir la disfemia

Este tipo de trastornos presenta gran dificultar para combatirlos, pero en absoluto es imposible que disminuya su intensidad o grado si se trabajan algunos ejercicios más concretos.

Aunque cada caso es un mundo distinto, podríamos llevar a cabo algunas dinámicas para intentar combatir la disfemia:

La terapia cognitiva conductual permite identificar los pensamientos que agravarían la disfemia. Ensayar la modificación de dichos planteamientos puede ser interesante. Por otra parte, existen algunos elementos electrónicos que -tal vez- puedan ayudar en algunos casos a combatir algún grado de disfemia. Este tipo de dispositivos tienen el objeto de mejorar la fluidez en el habla. En otro tipo de trabajos, nos encontramos ante la terapia del habla que permite re aprender velocidades, cuando éstas producen la disfemia.

DEJA UNA RESPUESTA

Porfavor entre su comentario
Porfavor entre su nombre aqui