32.2 C
Santo Domingo
martes, octubre 4, 2022
InicioInternacionalesSupermercados en Puerto Rico tendrían que cerrar por falta de electricidad y...

Supermercados en Puerto Rico tendrían que cerrar por falta de electricidad y diésel para los generadores

Fuentes de El Nuevo Día aseguran que el combustible se está agotando para poder mantener los supermercados abiertos y los suplidores les han indicado que no hay disponible

Por Marian Díaz

Como si no fuera suficiente con la situación de emergencia que vive el país a causa de los daños ocasionados por el huracán Fiona, Puerto Rico se enfrenta ahora a algo peor, debido a la falta de energía eléctrica y a la escasez del diésel.

Fuentes de El Nuevo Día aseguran que el combustible se está agotando para poder mantener los supermercados abiertos y los suplidores les han indicado que no hay disponible.

También si bien el Gobierno había planteado esta semana que había abastos suficientes de combustible, fuentes de El Nuevo Día, aseguran que la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) ha activado sus protocolos de prioridad en la respuesta de emergencia, lo que incide en el proceso de despacho a empresas y entidades privadas.

Un pedido de información a FEMA acerca del tema no había recibido respuesta.

Durante los pasados cuatro días, la mayoría de los comercios, incluyendo supermercados, estaciones de gasolina y centros comerciales, entre otros, ha operado con diésel para servir a las comunidades y atender las necesidades de miles de clientes que tampoco tienen agua o electricidad.

Vamos a tener que cerrar muchos supermercados, expresó una de las fuentes que prefirió no identificarse.

Según la fuente, cerrar por falta de electricidad supone pérdidas en ventas, pero sobre todo, implica la posibilidad de tirar a la basura todos los alimentos perecederos, refrigerados y congelados que tienen en mercancía.

En el caso de Supermercados Econo, el 85% de los establecimientos de la cadena aún no tiene energía eléctrica, indicó Eduardo Marxuach, presidente de la empresa. En los pasados días, la cadena ha abierto todas sus 62 tiendas, excepto la de Sierra Bayamón. Pero la inmensa mayoría, opera con generadores.

La situación ha requerido adoptar un horario especial de cierre entre 6:00 p.m. y 7:00 p.m. y según Marxuach, ha habido casos en que los generadores se han dañado porque no están preparados para operar de forma continua.

La cadena Mr.Special, que es líder en la región oeste de la isla, tiene 14 de sus 16 supermercados operando con diésel. Solo las tiendas del barrio Balboa en Mayagüez y la de Añasco tienen energía eléctrica, informó Debbie Alonso, hija del fundador de la cadena, Santos Alonso, y a cargo de Mercadeo y Comunicaciones.

Tenemos tanque (de diésel) en la oficina central para los camiones, pero no da para las tiendas. El problema es grave, sostuvo Alonso, quien indicó que la cadena ha optado por cerrar sus puertas al público a las 7:00 p.m.

Supermercados Agranel, con 42 establecimientos, tiene 38 con generador eléctrico. Solo cuatro de ellas, a saber: 65 de Infantería, Trujillo Alto, Dorado y Ceiba tienen energía eléctrica.

“Tenemos problemas para conseguir diésel. Hoy tenemos que cerrar más temprano, a las 2:00 p.m., en la tienda de Ponce porque no tenemos diésel y no hay forma de quedarnos abiertos hasta más tarde”, comentó con preocupación Félix Aponte, fundador de la cadena Agranel. La tienda de Ponce estaba cerrando, en estos días post-Fiona, a las 6:00 p.m.

“En Agranel de Camuy si no se consigue diésel hoy, mañana (jueves) no podrá abrir”, agregó Aponte.

Algo similar ocurre con la cadena Centro Ahorros. “Hoy, dos de mis tiendas cerraron por falta de combustible, (localizadas en) la Milla de Oro en Hato Rey y Bayamón”, dijo Antonio Colón, presidente y fundador de la empresa.

La cadena también implementó un horario especial, de 7:00 a.m. a 6:00 p.m., desde que pasó Fiona; pero ante la falta de diésel y ante el hecho de que el servicio eléctrico no se ha restablecido en la mayor parte del país, Colón ha empezado a cerrar supermercados.

“Esto puede provocar una crisis mayor en Puerto Rico. Si no tenemos electricidad, y no se consigue el diésel, se pierde toda la mercancía fría: frutas, vegetales, lácteos, las carnes. Las consecuencias de esta situación pueden ser alarmantes”, comentó una de las fuentes.

El secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Edan Rivera Rodríguez, dijo a El Nuevo Día esta semana que en Puerto Rico había diésel para 20 días y que mañana, viernes, llegaba otro barco que aumentaría el inventario a 60 días.

Sin embargo, las empresas no tienen suministros suficientes y los distribuidores de combustible, bajo condición de anonimato, relatan lo contrario.

Asimismo, el titular del DACO señaló ayer en entrevista con este diario que LUMA Energy le había informado que el miércoles, antes de terminar el día, el terminal de combustible Buckeye en Yabucoa, punto clave para el suministro de gasolina y otros combustibles en todo Puerto Rico, estaría energizado. Sin embargo, eso tampoco habría ocurrido.

Supuestamente, la falta de electricidad en el terminal impide que se pueda descargar el diésel que hay allí disponible.

DEJA UNA RESPUESTA

Porfavor entre su comentario
Porfavor entre su nombre aqui