Trump…los días del socialismo y el comunismo están contados no sólo en Venezuela, sino también en Nicaragua y Cuba».

0
15
WASHINGTON, DC - FEBRUARY 13: (AFP-OUT) President Donald Trump speaks at the Major County Sheriffs and Major Cities Chiefs Association Joint Conference February 13, 2019 in Washington, DC. Trump took the opportunity to deliver remarks on his border-security and immigration policy. Republican leaders are asking Trump to sign legislation that allocates about $1.375 billion for over fifty miles of physical barriers along the border. Signing the agreement would prevent another partial shutdown of the federal government that would begin February 16. (Photo by Michael Reynolds-Pool/Getty Images)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, auguró esta semana que «los días del socialismo y el comunismo están contados no sólo en Venezuela, sino también en Nicaragua y Cuba».

El telón de fondo de esta afirmación de Trump en Miami fue la crisis en Venezuela, donde el presidente Nicolás Maduro enfrenta la presión del líder opositor Juan Guaidó, EE.UU. y otros países que ya no reconocen su gobierno.

Pero la referencia de Trump a Cuba en su discurso del lunes evocó también un aspecto de la realidad: en la isla caribeña persiste un gobierno comunista hace más de medio siglo, contra la voluntad de Washington.

Los esfuerzos de cercar comercial y políticamente a Cuba, las fuertes advertencias de la Casa Blanca o los fallidos planes de invasiones y magnicidio resultaron insuficientes para que EE.UU. lograse cambiar el gobierno en La Habana.

Y ahora que Trump endurece las sanciones económicas al gobierno de Maduro o afirma que «todas las opciones están abiertas» en Venezuela, surge una pregunta: ¿se trata de la misma vieja estrategia de EE.UU. hacia Cuba?Saltar las recomendacionesQuizás también te interese

Fin de las recomendaciones

«El guión tiene mucha cosa parecida con Cuba», dice Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, un centro de análisis regional con sede en Washington, a BBC Mundo.

¿Plan B?

Shifter, sin embargo, señala que hay diferencias importantes en la política de EE.UU. para Venezuela y Cuba.

Una de ellas es que Washington nunca reconoció a un opositor como presidente interino de Cuba, como sí lo hizo el mes pasado con Guaidó hasta que haya elecciones en Venezuela.

EE.UU. fue de hecho el primero de cerca de medio centenar de países que han reconocido a Guaidó, incluidos Brasil, Colombia, Argentina y otros latinoamericanos que califican a Maduro de dictador y lo acusan de graves violaciones de derechos humanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Porfavor entre su comentario
Porfavor entre su nombre aqui